Share on Facebook
Share on Twitter
+

La contaminación del agua en los ríos de África, Asia y América Latina ha empeorado desde los años noventa y se cree que seguirá haciéndolo en las próximas décadas, poniendo en riesgo el medio ambiente, la salud y el desarrollo sostenible.

Una de las opciones que proponen las Naciones Unidas son las llamadas soluciones basadas en la naturaleza , que usan o imitan procesos naturales para la gestión del agua. Tales soluciones comportan mejoras en el suministro y la calidad y, a su vez, ayudan a reducir el impacto de los desastres naturales.

 

Un claro ejemplo de de este tipo de soluciones tuvo lugar el año 1986 cuando el Estado de Rajasthan, en la India, sufrió una grave sequía.  El trabajo conjunto de una ONG y las comunidades locales durante los años siguientes logró establecer estructuras de captación de agua y regeneración de los suelos y los bosques de la región. Esta situación condujo a un aumento del 30 % de la cubierta forestal, el aumento del nivel de las aguas subterráneas varios metros y la mejora de la productividad de las tierras de cultivo.

  • Se prevé que el número de personas en riesgo debido a las inundaciones pase de los 1200 millones actuales a alrededor de 1600 millones en 2050, aproximadamente el 20 % de la población mundial.
  • Desde el año 1900 se estima que se ha perdido entre el 64 % y el 71 % de la superficie mundial de humedales naturales debido a la actividad humana.
  • Las soluciones basadas en la naturaleza requieren a menudo la cooperación entre múltiples instituciones y partes interesadas, algo que puede resultar difícil de realizar.
  • Además, pueden mejorar la seguridad general del agua al mejorar la disponibilidad y calidad de la misma, así como generar beneficios colaterales sociales, económicos y ambientales adicionales.
  • La combinación de las citadas soluciones para paliar la sequía es esencialmente la misma que para la disponibilidad de agua, y apunta a mejorar la capacidad de almacenar agua en los paisajes, incluyendo los suelos y las aguas subterráneas, para amortiguar los períodos de extrema escasez.
  • El potencial de almacenamiento natural de agua, particularmente en los acuíferos del subsuelo, para reducir el riesgo de desastres está lejos de haber sido alcanzado.

O la cuidamos o nos veremos en aprietos MUY PRONTO.

No more articles